Si quieres aumentar tu ahorro energético deberías trabajar con más información que la que te aporta la factura eléctrica. La monitorización energética te dará muchos datos y de un valor superior a los de una simple factura. Únicamente necesitas medidores y una plataforma para visualizar los datos recogidos.

¿En qué consiste la monitorización energética?

La monitorización es una herramienta que permite hacer un seguimiento de determinada actividad. Es una medición planificada y sistemática de determinados indicadores que permitirán un control necesario para la toma de decisiones.

En el caso de la monitorización energética, las variables clave son las relacionadas con el consumo eléctrico, tensión (V) e intensidad (A), potencia eléctrica (kW), consumo energía activa (kWh) o consumo energía reactiva (kVArh). Esas son los principales, después hay otras variables como la frecuencia (Hz), el factor de potencia o la tasa de distorsión armónica (THD), etc.

No debes saturarte con la medida de todas las variables existentes, hay que tratar de tener la información necesaria en el momento adecuado. Para casos especiales (averías o problemas en la instalación) hay variables clave que se pueden medir como por ejemplo la tasa de distorsión armónica (THD).

Elementos necesarios para medir el consumo eléctrico

Medidores de consumo (Hardware)

Es el dispositivo responsable de tomar datos de la instalación. Se instalan en el cuadro eléctrico y van ligados al diferencial o magnetotérmico del consumo que se quiere medir.

No necesitarás un medidor de gran precisión, como siempre, debemos adaptar la solución a la necesidad. Si quieres conocer cómo y cuándo consume tu instalación, con un error por debajo del 5% en la medida será suficiente. Si quieres medir al contador de compañía, necesitarás otro tipo de medidor más preciso.

Para que tu monitorización energética sea fiable, es muy importante que al menos se mida intensidad, voltaje y factor de potencia. Hay algunos medidores de bajo coste en el mercado que solo miden intensidad y toman un valor fijo (estimado) de voltaje. Este tipo de medidores pueden tener grandes errores (superiores al 20%), sobre todo si las cargas de la instalación no son de tipo resistivo. Con esos datos poco se puede hacer…

 

Plataforma para visualizar las variables monitorizadas (Software)

Probablemente es la clave de una buena gestión energética. En función de la capacidad de análisis que tenga la plataforma con la que visualizas los datos medidos, podrás llegar a mayores y más profundas conclusiones. 

Hay diferentes gestores de datos, en nuestro caso, decidimos desarrollar la plataforma que usamos para la visualización y análisis de los datos obtenidos con la monitorización energética. Estas son algunas de las representaciones que consideramos muy importantes:

  • Curva de consumo. Representación del consumo de energía activa (kWh) cuantificada en horas o días.
  • Gráfico de temperatura. Gráfico similar al anterior donde se puede representar la temperatura para validar su influencia sobre el consumo.
  • Curva de potencia. Datos de potencia (kW) de las diferentes partes de la instalación.
  • Gráfico de coste. Representación de datos económicos para saber el coste-hora en cualquier momento del día.
  • Gráficos de evolución. Posibilidad de visualizar diferentes periodos (días, semanas, meses) de una misma variable en épocas distintas.
  • Análisis de maxímetro. Representación de los datos cuartohorarios por periodos que te permitirán conocer el comportamiento de tu maxímetro.
  • Consumo pasivo. Consumo que tiene la instalación fuera del horario productivo. Clave para saber si tenemos consumos innecesarios.
  • Ratios. Gráficos para evaluar la influencia de otras variables sobre el consumo.
  • Autoconsumo. Representación de las variables clave de una instalación fotovoltaica, consumo de la instalación, producción y consumo de red.

Variables imprescindibles para monitorizar una instalación

Enfocamos la monotorización eléctrica en este caso como herramienta que nos ayudará a conocer a fondo la instalación y apoyados en ella tomaremos las decisiones más adecuadas para reducir nuestra factura eléctrica. Desde ese punto de vista, las variables más importantes para hacer seguimiento serían:

El consumo eléctrico (kWh), con ella podrás conocer dónde, cuándo y cómo consume tu instalación. No solo eso, también podremos trasladar los consumo a costes.

La potencia eléctrica (kW) que nos va a permitir estudiar la demanda eléctrica simultánea de la instalación con la idea de reducir las penalizaciones o excesos en el término de potencia.

¿Cuándo debes monitorizar tu consumo eléctrico?

Siempre, repito, siempre, puedo decírtelo más ALTO pero no más claro. La monitorización energética es clave en cualquier instalación para tomar decisiones de cualquier índole.

Necesitas monitorizar si quieres saber lo que está pasando en tu instalación, si quieres saber cuánto consume un determinado elemento, si quieres saber si el cambio que has hecho genera el resultado esperado, si quieres saber si tus elementos funcionan correctamente eléctricamente hablando. Hay multitud de situaciones en las que la medida es imprescindible para hacer bien las cosas, de lo contrario, no estarás haciendo lo correcto o al menos no lo sabrás a ciencia cierta.

Ya lo decía Lord Kelvin (físico-matemático)…

«Lo que no se mide,

no pue puede mejorar».

 

Si aún te queda alguna duda de lo importante que es la monitorización eléctrica para tomar decisiones,  contacta con nosotros a través del formulario web y terminaremos de darte el empujón final para convencerte de sus bondades.